LAS PERLAS SON PARA ALGO MÁS QUE PARA LUCIRLAS

Vuelve a sentir la ilusión por Navidad
29/12/2017
EROTISMO A FLOR DE PIEL
24/04/2018

LAS PERLAS SON PARA ALGO MÁS QUE PARA LUCIRLAS

Desde Inanna Sexshop os deseamos un feliz año y que mejor manera de empezar un nuevo año que con algo relajante y erótico. Por eso hoy os vamos a hablar de masajes y presentaros una de las novedades de 2018.

 

El arte del masaje es milenario, una de las primeras apariciones de la palabra se encontró en unos textos escritos provenientes de la Antigua Mesopotamia en Sumerio y Acadio titulados “Mushu´u” (masaje en castellano), según los cuales al parecer, los antiguos Sumerios practicaban masajes hace 4000 años, puede que por la influencia de la Diosa Sumeria del amor Inanna ¿Quién sabe?

 

Las técnicas de masaje han ido evolucionando a lo largo del tiempo y de los continentes en busca de sanación y relajación principalmente, hay una variedad infinita principalmente de cultura Oriental: el masaje tailandés, el Tui-Na (China), Balinés tradicional (Indonesia), Shiatsu (Japón), tienen en común el trabajo de las energías del cuerpo para aliviar tensiones.

Seguro que en algún momento todos le habéis hecho un masaje a vuestra pareja o habéis recibido uno, ya que es una manera preliminar idónea para conectar, explorar el cuerpo, descubrir zonas erógenas  antes de un encuentro sexual.

 

Este año, Secret Play nos trae “Falling Pearl” para que el masaje preliminar sea aún más picante y divertido. Se trata de un lubricante con base silicona con gran poder deslizante y aceite atrayente de trufa con propiedad afrodisiaca que combinado con un collar de perlas te hará descubrir nuevas sensaciones.

Prepara un momento especial, vístete con lencería sexy, crea un ambiente cálido con velas, incienso, un poco de música relajante, luego sólo tienes que ponerle el lubricante al collar para obtener un deslizamiento mucho más sensual y pasar las perlas por la espalda de tu pareja, pechos, parte interna de los muslos, testículos, rodear y masajear el pene, deslizar sobre el clítoris, masajear el pubis, la vulva… puedes introducir el collar en la vagina o el ano y sacarlo despacito ¿Te lo imaginas? Alterna el masaje con el collar y con los dedos o palma de la mano, juega con las sensaciones, el frío de las perlas, el calor de la piel, empieza por un roce suave y aumenta la presión mientras vaya subiendo el deseo. Luego puedes guardar el collar de perlas en su bolsita de tela, o ponértelo de vez en cuando para que tu pareja se vuelva loco sólo de pensar en el placer que le diste con él.

¡A jugar, a disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *